¿Conoces la Gestión por Procesos? Descarga la Guía para incrementar el beneficio de tu negocio

Vender más puede hacerte perder dinero. ¿Increíble? No, si no cuentas con una estructura empresarial rentable y sostenible.

Índice

emprendimiento digital

Te cuento cómo deben ser esos primeros pasos, cuando montas un negocio, para que sea consistente. Gestionar el día a día de un negocio es complejo, pero aún más si cabe es arrancarlo, porque es cuando estás apuntalando los cimientos sobre los que descansará toda la estructura de tu proyecto.

Dentro de los primeros pasos cuando montas un negocio, el emprendedor suele obviar aspectos vitales como los que te describo a continuación:

El proceso de emprender no es lineal sino circular

Los inicios son los más importantes, porque de ellos dependerá el futuro de un proyecto, negocio o empresa. Todo emprendedor debe siempre, experimentar – corregir – validad e implementar.

Esto es así porque el mercado es un ente vivo, que cambia a medida que cambian las condiciones de mercado, la competencia, las necesidades de los propios clientes, los precios, los proveedores, las normas, etc.

Por eso, los emprendedores y sus proyectos deben estar permanentemente en un proceso constante de validación.

Primeros pasos cuando emprendes un negocio

El error del efecto dominó

Cuando se arranca un proyecto, en esos primeros pasos cuando montas un negocio, se suele pensar que, con el trabajo previo de campo, ya está todo hecho y que, con esa información, tu negocio crecerá aplicando la regla clásica de [como ya tengo un cliente, ahora a replicar la gestión para captar más], pero esto es un error.

Seguramente, conseguir ese primer cliente te haya costado “lo que no está en los escritos” y es justo ese proceso el que tienes que revisar de nuevo para ver dónde te has equivocado y no repetirlo. Este punto casi nadie lo hace.

Para ayudarte a realizar esa validación y experimentación, hay herramientas que ayudan como la segmentación de clientes, la curva de valor, el perfil del cliente, la propuesta de valor y la clave está en tratar todo ese proceso con absoluto rigor.

Comienza a validar tu propuesta de valor identificando tu buyer persona, por medio de la segmentación de clientes. ¿Cómo? Pues utilizando el viejo método de prueba-error y optimizando los recursos que pones para ello.

Por ejemplo, no montes un lanzamiento de publicidad de un montón de dinero, sino experimentos estratégicos, bien diseñados, con un presupuesto muy reducido y métricas para analizar ese feedback. De esta forma obtendrás información valiosa para que, cuando lances tu primera campaña, vaya optimizada al máximo.

Primeros pasos cuando montas un negocio

¿Qué nos encontramos aquí? Que el propio análisis de los datos, que te acabo de comentar, sea duro y arroje datos que no te guste reconocer. Los emprendedores están enamorados de su idea y no quieren ver los defectos. Están más centrados en el producto que en el negocio y eso es un gran error. Sobre todo, en las fases iniciales del emprendimiento.

Todo esto da como resultado que salgas con tu producto/servicio mínimo viable (PMV), que no significa, una versión mínima, sino “algo” que te sirva para experimentar y aprender.

Además, en ese proceso de validación te recomiendo que hagas un “Excel de cuentas básicas”, una versión muy reducida de lo que puede ser un plan económico financiero, que es algo que se suele olvidar al principio.

Puede que estés empeñado en un modelo de negocio que ni siquiera en papel es viable porque quizás necesites mucho dinero que no está a tu alcance. Cuanto antes lo tengas claro, mayor margen de maniobra tienes para pivotar (cambiar) y menos pérdidas generarás.

Otro aspecto importante: LOS OBJETIVOS que marques.

Es importante establecer objetivos temporales relacionados con el modelo de negocio y a los resultados, en función de la fase en la que nos encontremos. Esto es algo que los emprendedores no se plantean.

Todo ese potencial tiene que verse reflejado en una hoja de ruta a corto plazo, contando con un seguimiento detallado de la misma y saber dónde te estás desviando y qué parte sí estás cumpliendo de la planificación que te has marcado.

Esto es algo que ayuda muchísimo a los emprendedores y es algo que comento a todos los emprendedores que acompaño y les hago ver que la mayoría de los objetivos que se marca, no los cumplen, porque en la práctica, el emprendedor hace trampas al solitario.

De ahí que trabajemos juntos -olgafrias.com- porque de esta forma tienes una tercera persona que revisa los objetivos que has definido, darle seguimiento para saber por qué no se han cumplido. ¿Por qué este mes no has vendido 100 y solo 30? Por ejemplo.

Como digo, cuando vas por tu cuenta es muy fácil que este seguimiento de objetivos se cambie después del primer trimestre, en lugar de averiguar por qué no se están cumpliendo.

¡Bienvenido a la mentalidad empresarial! Ten muy presente que, para construir una casa, hay que hacerlo bloque a bloque. Los objetivos NO se cambian, no son dinámicos. Si no se cumplen, hay que ver la causa.

Esta es la mentalidad experimental de un verdadero emprendedor (prueba-error), que incluye además corregir, validar e implementar de forma cíclica. Estos son los primeros pasos cuando montas un negocio porque de esta forma, con el tiempo, irás optimizando los recursos y estrategias, con lo que mejorarás tus resultados.

Si has llegado hasta aquí, para saber cuáles son los primeros pasos para montar un negocio, seguimos, ¿no? ¡Queda la mejor parte!

Construir una estructura

Otro error común en los emprendedores es no montar la estructura de su empresa. ¿Por dónde empezar? Por la base:

Misión, visión y valores de tu negocio.

  • ¿Cuál es la misión? Que justifica la razón de ser de tu emprendimiento y que debes verla teniendo en cuenta al cliente objetivo al que te diriges.
  • ¿Cuál es tu visión? Que determina dónde quieres estar en el futuro.
  • ¿Y tus valores? Que representan las creencias y los principios que regirán tu negocio, y la ética de las personas que trabajan dentro de la organización.

Definiendo tu misión acotas y acortas mucho más hacia dónde quieres estar “abordando” a tu cliente. Tu propuesta de valor debe quedar claramente definida y como te comenté, desde el punto de vista del cliente.

Creación de oportunidades

A ti, como emprendedor, no te conocen y uno de los aspectos importantes es trabajar tu perfil, tu marca.

Por ejemplo, si eres un B2B (Business to Business) es imprescindible tener tu perfil en LinkedIN y lograr ser un referente en tu sector. Esto se consigue generando contenido que añada valor a tu sector, lo que te permitirá abrirte a la prospección.

A estas alturas, ya tenemos claro que, si no hay negocio sin ventas, así que, otra oportunidad puede ser los partnership y te explico.

Imagina que tu negocio vende soluciones para hoteles, a lo mejor no te conviene ir hotel por hotel, sino hablar con organizaciones empresariales hoteleras en tu zona de ubicación. Esto te ayudará a cerrar los primeros clientes, con mayor facilidad.

Cuando montas un negocio, ¿Qué habilidades básicas debe tener una persona que quiera vender su producto o servicios al mercado?

Existen dos tipos de habilidades (skills). Innatas y aprendidas.

Innatas: Empatía, optimista, activas, magnéticas, sociables, que parece que es más fácil vender, pero en verdad, no son las decisorias, aunque viene muy bien tenerlas.

Aprendidas: Capacidad de escucha, educación determinación, puntualidad, orientados a resultados, capacidad de trabajo en equipo, disciplina, persistencia, entender al cliente, ser confiable, saber comunicar, tener conocimiento y capacidad técnica.

Es cierto que cada vez está más interiorizada la idea de equipo, pero también es cierto que aún hay emprendedores que se resisten a compartir sus proyectos.

No obstante, apoyarte en un equipo cohesionado y complementario es la mejor decisión que puedes tomar para que el proyecto no solo funcione, sino que también crezca. Todo a su debido tiempo.

Cultura Financiera. La piedra angular cuando montas un negocio.

Por mi experiencia acompañando a emprendedores y empresas, puedo decirte que las Finanzas es la parte que más asusta. No solo al inicio, como pasadas las primeras fases de la andadura empresarial.

Generalmente es por desconocimiento y por eso, mi consejo es que, como emprendedor, debes ocuparte de adquirir cultura financiera.

La perspectiva que se tiene al trabajar por cuenta ajena es muy diferente de la que debes tener cuando te haces empresario.

El gran error en el emprendimiento es que se pone foco exclusivamente en la parte comercial porque cuando emprendes, lo haces en base a tu experiencia profesional, o por gustos.

Otro error es delegar la para financiera en una asesoría y dejarla fuera del negocio porque se entiende que “lo financiero” tiene más que ver con la presentación de cuentas, liquidaciones de impuestos. En parte es así, y eso es a lo que hace tu asesor.

Sin embargo, también existe lo que se llama el “control del negocio” y eso no lo hace tu asesor, lo tienes que hacer tú.

Es tu responsabilidad controlar tus resultados. No solo controlar los ingresos, sino también tienes que llevar un control exhaustivo y permanente de los gastos presentes y futuros.

Debes analizar la rentabilidad de los productos y/o servicios que vender y eso pasa por conocer la tarificación de precios, entre otros.

No es necesario ser un experto o experta contable, pero sí tener unos conocimientos básicos en finanzas, para que puedas tomar dos decisiones importantes.

Una, que las herramientas en las que te apoyes para soportar tu negocio a nivel de gestión y de control de datos sean más completas. Que incluyan tanto la facturación, compras y almacén (si tienes productos físicos), como la parte más contable, que son los gastos, la rentabilidad, etc.

En este caso, yo recomiendo ahorrarte dinero en esa plataforma y gestionarlo tú directamente. Sí, con plantillas personalizadas en Excel, para que conozcas exactamente tus números, veas de dónde salen y hacer simulaciones, con tu cuadro de mandos.

Y la segunda decisión. Crear una cultura financiera en tu negocio desde el principio. ¿Qué significa?, que esa sensibilidad esté en todas las áreas de tu empresa y por ende en todos los miembros de tu empresa.

Desde el momento en el que emprendes, sea cual sea el tamaño de tu negocio debes ocuparte (no preocuparte) de que esa cultura financiera esté presente. Fíjate en: “Cómo se vende”, “qué formas de pago les ofreces a tus clientes”, “cómo controlas los vencimientos de cobro/pago”, “cómo compras”, “cómo pagas las facturas a tus proveedores”.

Al final, la salud financiera de tu negocio radica en los flujos de cobro y pago y tener un margen operativo que te permita una total independencia financiera.

primeros pasos cuando montas un negocio

¿Qué conceptos básicos debes tener en cuenta cuando montas un negocio?

  • Diferenciar tu sueldo, de los ingresos de tu empresa.

Debes establecer un sueldo fijo como trabajador de tu empresa. Si luego tienes beneficios a final de año, porque la actividad ha ido bien, ya decidirás si reinvertir o repartir. Este sueldo debe ir acorde con los ingresos de tu negocio, manteniendo la austeridad y la prudencia.

En el acompañamiento individual que hago, lo calculamos con una plantilla. En ella, te ayudo a plasmarlo todo para tener una imagen real de lo que necesitas realmente.

  • Planificación de ingresos y gastos

Importante para iniciar los primeros pasos cuando montas un negocio. Tienes que disponer de una cantidad de dinero, para aportarla al negocio, a modo de préstamo para arrancar y que, posteriormente, recuperarás.

Por otro lado, es importante hacer una previsión de ventas y de gastos, distinguiendo de los gastos fijos y variables.

Los gastos fijos son aquellos que, independientemente, de la producción y de la evolución del negocio (alquileres, amortizaciones, sueldos fijos, herramientas digitales) tienes que pagarlos.

Y los gastos variables. Que son aquellos que dependen de la evolución del negocio (compra de materias primas, colaboraciones freelance externas) y que varían en función de la producción.

  • Colchón financiero

O fondo de emergencia. Es un dinero que debemos tener ahorrado para hacer frente a imprevistos o contratiempos (como la Covid 19), sin tener la necesidad de endeudarnos.

  • Control de Tesorería

Cuando haces una planificación, debes incluir no solo los ingresos y gastos, sino también y muy importante, los cobros y pagos. Estos últimos tienen que ver con la liquidez, es decir, con el dinero que, constante y sonante, tienes en el banco.

Una cosa es vender y otra, cobrar. Por ejemplo, si tú vendes hoy, pero cobras a tus clientes a 30 días, el dinero efectivo, lo tendrás dentro de un mes. La cuestión es saber si puedes contar con esta estrategia para no poner en riesgo tus compromisos de pago.

Bueno, de forma resumida, esto es lo mínimo que debes saber, en esos primeros pasos cuando montas un negocio.

Seguramente, tendrás tu cabeza a punto de explotar por la cantidad de información. Si quieres tener, toda la información más a mano, descargarte este artículo en formato ebook, (por supuesto, sin ningún coste para ti). De esta forma lo podrás consultar, en cualquier momento.

Si te ha gustado este artículo, déjame, por favor, un comentario. Si quieres estar al día sobre Gestión empresarial, Finanzas, Procesos, Organización y Gestión interna de negocios, sígueme en Instagram y/o en LinkedIN.

Si te ha gustado, comparte en...
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descarga la Guía definitiva para hacer Procesos, solo necesitas suscribirte.

No se trata solo de vender más, sino de obtener más beneficio.  Para conseguirlo, tu negocio debe implementar un sistema estratégico.  Si quieres crecer o liderar el mercado, la gestión por procesos es tu pasaporte hacia el éxito.